Cuando las empresas sufren dificultades que amenazan su solvencia, asesoramos a nuestros clientes en la reestructuración y reprogramación de sus pasivos, en la negociación de convenios de pago y de otra naturaleza con sus acreedores. Asimismo, representamos los intereses de diversos acreedores en casos de quiebra, o de convenio con sus deudores.